Senior volunteering

Senior volunteering

November in Osaka (Japan) surprised us with excellent weather. I remember, especially the day we went to visit the memorial park of Expo ‘70. A bright blue sky, no clouds were peeking over the horizon. Our friend was waiting for us at the train station to take us to visit the park. We bought the entrance. We accessed through the main door where you can see the Sun Tower, a sculpture designed by the artist Taro Okamoto for one of the pavilions of the Expo. It symbolizes the Sun, the energy of all things, of the past, present and future.  

The park has 330 hectares, and one of its mean attractions is the Japanese Garden which was designed as a collection of advances in Japanese landscapes technology. 

It is a large artificial garden where four different historical epochs are represented: ancient, medieval, early modern and modern. For each area, they managed to plant different types of trees and build several waterfalls.  

When we entered through the door, we saw a group of elderly gentlemen who, smiling, immediately approached us. Luckily our friend could make us the translator. They asked us if we wanted a guide. Totally free! When asked if they knew English, they all went to look for the “sensei” (the teacher). So we started our visit.  

The sensei was a teacher, who although he was of retirement age continued to teach part-time. Teaching was his passion, and he preferred to stay in school, helping junior teachers in their diary tasks, as well as being with the most challenging students. 

The work as a guide was voluntary. He did it at the weekend and at certain times. As he explained, being a guide was like teaching. 

That day, with the teacher we learned about botany, birds, history of Japan, tea ceremony and gardening. All in the same park and for a couple of hours.

Senior volunteering

Voluntariado sénior

Noviembre en Osaka (Japón) nos sorprendió con un buen clima. Recuerdo, sobre todo el día que fuimos a visitar el parque conmemorativo de la Expo ‘70. Un cielo azul intenso, sin nubes asomándose por el horizonte. En la estación de tren nos esperaba nuestra amiga para llevarnos a visitar el parque. Compramos la entrada y accedimos por la puerta principal donde se puede contemplar la Torre del Sol, una escultura diseñada por el artista Taro Okamoto para uno de los salones de la Expo. Simboliza el Sol, la energía de todas las cosas, del pasado, presente y del futuro.

El parque tiene 330 hectáreas y una de sus principales atracciones es el Jardín Japonés que fue diseñado como una colección de avances en tecnología de parajismo japonés.

Se trata de un gran jardín artificial donde se representan cuatro épocas históricas diferentes: antigua, medieval, moderno temprano y moderna. Para cada área consiguieron plantar diferentes tipos de árboles y construir varias cascadas.

Cuando entramos por la puerta vimos un grupo de señores mayores que, sonrientes, enseguida se acercaron a nosotros. Por suerte nuestra amiga pudo hacernos de traductora. Nos preguntaron si queríamos un guía. ¡Totalmente gratuito! Al preguntarles que si sabían inglés fueron todos a buscar al “sensei” (el profesor). Así que empezamos nuestra visita.

El sensei era profesor, que aunque estaba en edad de jubilarse todavía continuaba dando clases a media jornada. La enseñanza era su pasión y prefería continuar en el colegio ayudando a los profesores y profesoras recién licenciados en su tarea diaria, además de estar con los alumnos con más dificultades.

El trabajo como guía era voluntario. Lo hacía el fin de semana y en épocas determinadas. Tal y como nos explicaba, ser guía era como enseñar.

Ese día, con el profesor aprendimos sobre botánica, aves, historia del japón, ceremonia del té y jardinería. Todo en un mismo parque y durante un par de horas.

Dinah y el sistema educativo en Singapur

Dinah y el sistema educativo en Singapur

En Singapur he tenido la oportunidad de conocer a Dinah. Una profesora de conservatorio, apasionada por la música. Gracias a la APP Couchsurfing donde publiqué un anuncio para dar a conocer a la comunidad de Singapur que iba a estar unos días y quería  encontrar educador@s e intercambiar experiencias en el ámbito de la educación y la creatividad. 

En este caso la tecnología me facilitó el contacto con Dinah. En cuanto leyó mi mensaje me escribió y se ofreció a acompañarme durante un día de mi estancia en la ciudad. Me enseñó su escuela y me explicó cómo era el sistema educativo en Singapore. Ella en realidad es de Malasia y hace 10 años que decidió cambiar de país para trabajar en una escuela de música de Singapore. Para los Malayos es mucho más fácil conseguir trabajo en Singapore que para otra persona de otra parte del mundo. Aunque, eso sí, llegar a tener la nacionalidad es otra cosa! 

Quería conocer porqué tiene tanto éxito el sistema educativo de Singapur y las mejores notas en ciencias y matemáticas. Para empezar me explicó que el sistema educativo está dividido en tres niveles básicos: Preescolar, Educación Primaria y Educación Secundaria. Al finalizar la Primaria hacen una prueba que llaman Primary School Leaving Examination (PSLE), algo así como Examen de fin de Etapa de Primaria que marca lo que estudiarán a continuación. 

La Secundaria la determina la nota obtenida en el examen PSLE y sus aspiraciones. Tienen programas variados como los que les preparan para la universidad o aquellos especializados para los que quieran adquirir conocimientos específicos, como por ejemplo de arte, música o de deporte. 

En total están entre 5 y 6 horas lectivas en la escuela que corresponde a toda la mañana y por la tarde realizan extraescolares y voluntariado propuesto desde la escuela. Los y las profesoras tienen muchas más horas de preparación de clases y extras que los de nuestras escuelas. 

La enseñanza en Singapur destaca, sobre todo, por el respeto a la diversidad, el diálogo y la reflexión. Evitan la memorización y potencian los grupos de debate. 

Sobre el idioma. Encontré que tienen un nivel de inglés excelente comparado con otros países por los que he pasado. Potencian el bilingüismo. Son conscientes de la importancia del inglés para abrirse a un mundo cada vez más global, así que desde el departamento de Educación potencian este idioma. En una de las fachadas del edificio del departamento hay una pancarta donde invitan a hablar la lengua inglesa para alcanzar en el 2020 un nivel excelente de inglés.  

Gracias Dinah por tu acogida!