Educación de calidad

Educación de calidad

Según Unicef:

Todos los niños y niñas tienen derecho a una educación de calidad, cualquiera que sea su circunstancia. Darles el soporte adecuado es crucial para desarrollar todo su potencial. Sin embargo, en Camboya muchas niñas y niños se están quedando atrás, especialmente aquellos que viven en las áreas pobres tanto rurales como urbanas.

Camboya está haciendo un gran esfuerzo para progresar en educación. Desde 2007, el número de niños y niñas que acuden a los programas de preescolar ha aumentado el doble. Además, también se ha incrementado el número de población escolar de primaria alcanzando en el año 2017/18 un 97%.

No obstante, aunque la asistencia ha mejorado considerablemente, los niños y las niñas en Camboya siguen sin llegar al estándar educacional de calidad establecido. En el grado 3 de Primaria, cerca del 25 por ciento de los pequeños y pequeñas no sabe escribir. Solo el 27 por ciento de los niños y niñas entre 3 y 5 años son analfabetos, y el 55 por ciento de los y las adolescentes han abandonado el colegio a los 17 años. (https://www.unicef.org/cambodia/education)

Mi paso por una escuela de inglés en Cambodia entre noviembre y diciembre de 2019 me hizo constatar lo que Unicef publica en sus informes.

La historia reciente de Cambodia es muy triste y, aunque han pasado ya algunos años todavía existen secuelas del analfabetismo radical que quiso infundar en toda la población el Régimen de los Khemer Rojos.

Hoy en día, el método de enseñanza y aprendizaje en las escuelas se parece al de un entrenamiento militar. Los pequeños y pequeñas forman filas de niñas y de niños (sin mezclar) y luego repiten como loritos las palabras aprendidas el día anterior, incluyendo, en el caso de la escuela de idiomas, el deletreo y la traducción en su lengua Jemer.

Este método provoca que no procesen la información y cuando se les saca de contexto y se les realiza la misma pregunta no sepan responder.

Frente a esta situación, y sin ninguna intención de imponer ningún nuevo modelo, me ofrecí a acompañarlos en una transformación del sistema de enseñanza-aprendizaje que mejoraría notablemente la comprensión de los pequeños y pequeñas.

Para llegar a los protagonistas del aprendizaje me centré en una de las figuras más importantes de este proceso, los y las profesoras.

Formación de formadores y formadoras

Su didáctica se basaba en seguir un libro lleno de vocabulario en inglés el cual cada día, y durante las 4 horas que duraba la clase, repetían sin cesar en voz alta con el alumnado. El método era por un lado la repetición, el deletreo de las palabras y la escritura.

*Dato importante: la escritura jemer no se parece para nada a la occidental. Por lo que, los niños y niñas tienen que aprender un nuevo abecedario y una nueva escritura.

Los viernes había examen de lo que habían estado repitiendo durante la semana y se publicaban las notas en un ránking. Había niños y niñas que se ponían a llorar cuando veían sus notas. Otros, simplemente no las entendían por lo que no les daban importancia.

Al querer entender el ranking, y preguntar al director me percaté que la mitad de los y las estudiantes estaba por debajo del aprobado. Fue entonces cuando le comenté al director del colegio algo que le hizo reflexionar y pedir mi colaboración. Le dije que cuando en una clase hay más de la mitad de números de suspensos el problema no es del niño o la niña que está aprendiendo, sino que se debe a otros factores relacionados con la forma de hacer llegar el conocimiento.

Por lo que empezamos por el profesorado. Cada día nos reuníamos 2 horas para aprender nueva metodología. Empezamos por entender para qué estaban allí, ya que ignoraban el plan de estudios y carecían de una visión global, seguimos por la estructura de una clase y los recursos con los que podían contar.

Para los que me conocen os preguntaréis dónde está la tecnología y cómo la utilizaba. Deciros, primero, que aunque tienen internet carecían de ordenadores. Actualmente están realizando una campaña crowdfunding para conseguir comprar ordenadores de segunda mano para la escuela (en otro capítulo os explico el proyecto). Por otro lado, no solo la escuela carecía de ordenadores para todos (cuentan con un único ordenador) sino que los profesores y profesoras tampoco tienen en sus casas. Utilizan el mobil para todo. Por lo que os podéis imaginar que desconocían cómo utilizar ciertas herramientas para compartir conocimientos o buscar información.

El tiempo que estuve en la escuela fue corto para la cantidad de cosas que me hubiese gustado aportar. No obstante, me siento muy satisfecha por el hecho de haber provocado “el despertar” en los docentes. A partir del primer día, empezamos a introducir una metodología más participativa donde el alumnado era el centro. La tecnología era un recurso más que nos ayudaba a buscar información, aunque tenía claro que lo más importante era la capacitación de aquellos docentes. Ellos y ellas serían la clave para el aprendizaje y su formación era esencial.

Hoy en día seguimos en contacto, y cuando tienen alguna duda intercambiamos conocimientos. Mi intención es poder acompañarles en la transformación del aprendizaje hasta llegar a alcanzar los niveles de calidad para que los niños y niñas logren adquirir los conocimientos básicos y las herramientas que necesitan para triunfar el día de mañana.

Si te sientes identificad@ con esta historia y te gustaría colaborar en este proceso de transformación puedes ponerte en contacto conmigo a través del siguiente mail: hola@elaguilamiope.co

Otra forma de colaborar: Campaña en GoFundMe

XinCheJian, más que un espacio maker

XinCheJian, más que un espacio maker

En pleno centro de Shanghai podemos visitar XinCheJian. Una comunidad de makers autogestionada cuya misión es compartir proyectos y acercar la tecnología del DIY (Do It Yourself) y del DIT (Do It Together) a todas aquellas personas interesadas en este campo.

Llegar es fácil si sabes cómo. Después de atravesar el hall de un edificio llegamos a un patio interior y en frente, atravesamos una puerta de cristal que nos llevaría a la entrada del espacio maker o maker hackerspace. Al tratarse de una comunidad autogestionada, organizada a partir de voluntarios, el horario es flexible.

El XinCheJian respira un aire internacional. Hay makers de diferentes partes del mundo, incluyendo chinos y chinas, claro!

Todos trabajan con la misma filosofía de divertirse construyendo cosas interesantes y, sobre todo en un ambiente donde el conocimiento se comparte para aprender y pasarlo bien. El trabajo en equipo es muy importante tanto entre los miembros del maker hackerspace de Shanghai como de otra parte del mundo. Por ello participan en competiciones donde surgen oportunidades para crear conjuntamente y trabajar sobre un mismo proyecto.

También ofrecen soporte, crean y promueven el maquinario y programario libre. Para conseguirlo organizan charlas, competiciones, talleres para que sirva de inspiración tanto para todos sus integrantes como para otros espacios de otras poblaciones de la China.

Es en su forma de hacer donde marca la diferencia con respeto a otros espacios maker o, incluso Laboratorios de Fabricación Digital. Se trata de un sitio autogestionado, donde su supervivencia depende de las personas que lo componen y de su implicación. Todo un reto para aquellos y aquellas que forman parte y de los cuales una recibe su ilusión y motivación. Así es como me lo transmitió Andrea, una chica española implicadísima en el proyecto y que, aunque no nos pudimos conocer personalmente, me habló de su trabajo con mucha pasión.

Para conocer más sobre el proyecto: XinCheJian

Entrepreneurs around the world: Sue (Hanoi, Vietnam)

Entrepreneurs around the world: Sue (Hanoi, Vietnam)

Sue spreads positive energy wherever she goes. Her smile arouses passions, and her eyes shine when she speaks of her English students.

At 23 years old, Sue has set up her own English Lessons and is the coolest English teacher in town. Her methods are not the typical old tricks that everybody knows and that strategy is giving her very positive results on her students.

We met her by chance. One day before our trip to Vietnam, we were without accommodations. In our desperate search to find a place to stay, Sue contacted us and invited us to her home. Her profile on Couchsurfing looked interesting, so we accepted.

When we got there, we found a very different flat, but we were used to it. Her apartment was on the third floor in a building of 25 floors and about nine neighbours per landing, Sue lived with her brother Harry and about 3 or 4 roommates. The door was open for almost all day. In addition, she also had a room that had been renovated and turned into an English classroom. We would share space with a couple from France who was travelling around the world for four years. They had also just arrived. We would sleep in bunk beds on a corner of the dining room, the same space in which our host slept. In total, there were about 9 or 10 in the home, plus children entering and leaving the flat all the time.

Although it might seem like the French movie “The Spanish Apartment” with a bunch of people coming in and out we were very comfortable. This was especially true because Sue hosted her guests with a love that came from her heart. She’s a very humble person who gave us everything she could, and we appreciated her efforts to make us feel comfortable.

Although Sue’s passion is to teach English, she studied Bussiness at the University. A few months ago she obtained the TESOL certificate (English title for English teachers). The goal of her classes is for her students to communicate well in the English language. Therefore, the first thing she encourages them is to have continuous contact with English-speaking people. To do this, she uses the Couchsurfing APP, where she contacts people from all over the world who visit Hanoi and invites them to her home. In return, she only asks them to spend two hours in the afternoon talking with their students.

On the other hand, she uses Facebook Groups to contact the families to become involved in the whole process. During the days we stayed with her, she proposed “The 20 Days of Reading” challenge to her students. Parents should record them reading in English each day and then share their experience with their Facebook Group. She wants to encourage the habit of reading in all children.

Every day she posts a message on Facebook, encouraging them to share their videos to show how they’re making progress on it.

What I liked the most about her is her constant desire for improvement. She is a walking whirlwind that is always asking for the opinions and advice of others in order to improve the teaching period. She wants to improve her teaching techniques in order to keep her students motivated. She has the same doubts as to any other teacher who wants the best for their students. Best of all she never stops looking for new resources.

We’ve made a good tandem, and nowadays, I could say that I’m part of her team of advisors. My training and experience as a Pedagogue allow me to walk beside her in the learning process.

Her dream is to move on from a small room at home to an English Academy. Although her resources are limited, she gives everything to her students. She has even promised them to go to the cinema when they finish The Reading Challenge. All the little ones are excited about the idea!

Nowadays she’s working on a festival at the end of the quarter in which parents of her pupils will come, and the little ones will teach what they have learned.

I hope you can make your dream come true!

Entrepreneurs around the world: Sue (Hanoi, Vietnam)

Emprendedoras por el mundo: Sue (Hanoi, Vietnam)

Sue irradia una energía positiva por todos los sitios donde va. Su sonrisa despierta pasiones y sus ojos brillan cuando habla de sus alumnos y alumnas. 

Con 23 años Sue ha montado su propio negocio y es la profe de inglés más “molona” de la ciudad. Su metodología no es la tradicional que todos conocemos y la verdad  es que le está dando unos resultados muy positivos. 

La conocimos por casualidad. A un día de nuestro viaje a Vietnam nos quedamos sin alojamiento. En nuestra búsqueda desesperada por encontrar uno se puso en contacto con nosotros una chica que nos invitó a su casa. Su perfil en Couchsurfing nos pareció interesante así que aceptamos su invitación.

Cuando llegamos nos encontramos un piso muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Estaba en una tercera planta de una comunidad de 25 pisos y 9 vecinos por rellano. Sue vivía con su hermano Harry y sus 3 ó 4 compañeras de piso. La puerta estaba casi todo el día abierta, porque además de piso, también tenía una habitación que había reacondicionado y convertido en el aula de inglés. Compartiríamos espacio con una pareja de franceses que llevan cuatro años viajando por el mundo y que también acababan de llegar. Dormiríamos en literas en un rincón del comedor, donde también dormía Sue. En total, íbamos a ser unos 9 o 10 en casa, más los niños y niñas entrando y saliendo del piso constantemente. 

Aunque pudiera parecer la película “Una casa de locos” con tanto trasiego de gente nos encontramos muy cómodos. Sobre todo por el cariño con el que Sue nos recibió. Es una persona muy sencilla que lo da todo y apreciamos sus esfuerzos por hacernos sentir como en casa.  

Sue estudió Empresariales, aunque su pasión es ser profesora de inglés. Hace unos meses se sacó el certificado TESOL (título para profesores de inglés). Su objetivo en todas sus clases es que los niños y niñas hablen la lengua de Shakespeare correctamente y puedan comunicarse con cualquier persona. Por eso, lo primero que fomenta es que tengan contacto continuo con personas de habla inglesa o que puedan comunicarse en dicho idioma. Para ello utiliza la APP Couchsurfing donde contacta con gente de todo el mundo que visita Hanoi y les invita a su casa. A cambio sólo pide que estén un par de horas por la tarde hablando con sus estudiantes. 

Por otro lado, utilitza los grupos de Facebook para estar en contacto con las familias a las que involucra en todas sus propuestas. Durante los días que estuvimos con ella había retado a los niños y niñas a leer durante 20 días seguidos. Los padres debían grabar leyendo en inglés cada día a sus hijos y luego compartirlo en el grupo de Facebook. Su objetivo era crear el hábito de la lectura en todos los pequeños. Cada día publicaba un mensaje en Facebook animándolos a compartir sus vídeos y enseñar su progreso.

Lo que más me ha gustado de ella es su voluntad de mejora constante. Es un torbellino andante que no para de preguntarte cómo podría mejorar, qué podría hacer para motivar más a sus chicos y chicas. Tiene las mismas dudas que cualquier otro docente que quiere lo mejor para sus alumnos y lo mejor de todo, es que no para de buscar recursos y de interesarse sobre cómo es la educación en otros países. 

Hemos hecho un buen tándem y ahora se podría decir que formo parte de su equipo de asesores. Mi formación y experiencia como pedagoga me permite acompañarla en su proceso de aprendizaje. 

Su sueño es pasar de una habitación pequeña en casa a una Academia de Inglés con docentes que sigan su método. Pese a los recursos limitados que pueda tener actualmente siempre tira hacia delante y lo da todo por sus alumnos, incluso les ha prometido una tarde de cine cuando acaben el Reto de la Lectura. Todos los pequeños están entusiasmados!

Actualmente se encuentra preparando un Festival de Final de Trimestre donde acudirán los padres y madres.  Los pequeños mostrarán lo que han aprendido.

Espero que pueda conseguir su sueño! 

Senior volunteering

Senior volunteering

November in Osaka (Japan) surprised us with excellent weather. I remember, especially the day we went to visit the memorial park of Expo ‘70. A bright blue sky, no clouds were peeking over the horizon. Our friend was waiting for us at the train station to take us to visit the park. We bought admission tickets. Upon entrain we were given access to the main door. Immediately you can see the Sun Tower, a sculpture designed by the artist Taro Okamoto for one of the pavilions of the Expo. It symbolizes the Sun, the energy of all things, of the past, present and future.  

The park has 330 hectares, and one of its mean attractions is the Japanese Garden which was designed as a collection of advances in Japanese landscapes technology. 

It is a large artificial garden where four different historical periods are represented: ancient, medieval, early modern and modern. For each area, they managed to plant different types of trees and build several waterfalls.  

When we entered through the door, we saw a group of elderly gentlemen who, smiling, immediately approached us. Luckily, our friend was a translator for us. They asked us if we wanted a guide. Their services were totally free! When we asked if the spoke English, they all went to look for the “sensei” (the teacher) and we started a tour of the park. 

The sensei was a teacher, who although he was of retirement age continued to teach part-time. Teaching was his passion, and he preferred to stay in school, helping junior teachers in their daily tasks. He was especially interested in helping struggling students. 

The work as a guide was voluntary. He worked only on the weekends and his hours were limited to certain times of the day.  As he explained, being a guide was like teaching. 

That day, we learned about tea ceremony, gardening and of course Japanese history period.  We learnt so much in this park and just a few hours. 

Senior volunteering

Voluntariado sénior

Noviembre en Osaka (Japón) nos sorprendió con un buen clima. Recuerdo, sobre todo el día que fuimos a visitar el parque conmemorativo de la Expo ‘70. Un cielo azul intenso, sin nubes asomándose por el horizonte. En la estación de tren nos esperaba nuestra amiga para llevarnos a visitar el parque. Compramos la entrada y accedimos por la puerta principal donde se puede contemplar la Torre del Sol, una escultura diseñada por el artista Taro Okamoto para uno de los salones de la Expo. Simboliza el Sol, la energía de todas las cosas, del pasado, presente y del futuro.

El parque tiene 330 hectáreas y una de sus principales atracciones es el Jardín Japonés que fue diseñado como una colección de avances en tecnología de parajismo japonés.

Se trata de un gran jardín artificial donde se representan cuatro épocas históricas diferentes: antigua, medieval, moderno temprano y moderna. Para cada área consiguieron plantar diferentes tipos de árboles y construir varias cascadas.

Cuando entramos por la puerta vimos un grupo de señores mayores que, sonrientes, enseguida se acercaron a nosotros. Por suerte nuestra amiga pudo hacernos de traductora. Nos preguntaron si queríamos un guía. ¡Totalmente gratuito! Al preguntarles que si sabían inglés fueron todos a buscar al “sensei” (el profesor). Así que empezamos nuestra visita.

El sensei era profesor, que aunque estaba en edad de jubilarse todavía continuaba dando clases a media jornada. La enseñanza era su pasión y prefería continuar en el colegio ayudando a los profesores y profesoras recién licenciados en su tarea diaria, además de estar con los alumnos con más dificultades.

El trabajo como guía era voluntario. Lo hacía el fin de semana y en épocas determinadas. Tal y como nos explicaba, ser guía era como enseñar.

Ese día, con el profesor aprendimos sobre botánica, aves, historia del japón, ceremonia del té y jardinería. Todo en un mismo parque y durante un par de horas.